Qué duro se aferran los hombres al poder

0
134
Fotografía: Inés López.

De repente, descubrimos que como país ya no sabemos hacia dónde vamos. Ni siquiera como oposición lo sabemos. Existe el desánimo, la incredulidad, las esperanzas rotas. La ANC sigue adelante, mutilando y coaccionando políticamente a quien le da la gana. Muchacho se exilió, también Luisa Ortega (tres años atrás hubiese sido artífice del monstruo que hoy la devora).

-Lea también: Domingos Criollos: Este país necesita un espejo gigante

La calle se enfrió, y no hay quien la encienda porque aquí nadie cree en nadie. Es el tiempo del sálvese quien pueda.

El opositor se siente sumamente indefenso, mientras que el chavista ensalza su orgullo necio, porque aunque no tiene razón, tiene el poder. Nos sabemos burlados, nos sabemos engañados, nadie habla ya de la cifra que nadie cree porque algo nos quedó claro: no importa si se cree en ella o no, se impusieron.

Es indignante hasta nuestra falta de indignación, pero en un país en donde hay que salir a diario a buscar comida, no hay tiempo para eso. Hay que seguir, parece. Con la cola enorme para la comida, hay que seguir; con el cadáver que amaneció en la acera, hay que seguir; esperando la cajita de comida, hay que seguir; acumulando el dinero para irnos, hay que seguir; soñando con un mejor mañana, hay que seguir; con la bota encima que nos pisotea, hay que seguir.

Qué duros son los tiempos que nos han tocado vivir. Qué duro para una madre no tener para alimentar a su hijo, o para un hijo ver al padre pidiendo en la calle. Qué duro dormir con hambre, qué duro engañar por Skype al ser querido diciendo que todo está bien.

Estamos sobreviviendo. Y a veces hasta el espacio para entristecer nos falta. A veces pasa que alguien en la camionetica llora, y toda la camionetica llora. El opositor y el chavista lloran.

Qué duro se aferran los hombres al poder…

<-Lea también: Domingos Criollos: Este país necesita un espejo gigante

-Lea también: Domingos Criollos: Un chigüire no es un perro

-Lea también: Domingos Criollos: “El efecto Venezuela”

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here