Fotos | El drama de vivir al acecho del lago

0
369
En La Esmeralda el río Madre Vieja se desbordó al no poder desembocar en el Lago de Valencia. El nivel del lago está a la par con el cause del río causando que el agua se regrese.

Fotografías de Miguel Rodríguez

Si se busca en las noticias, el sector más nombrado es Paraparal. Sin embargo, éste es sólo uno de las zonas cercanas al lago de Valencia afectadas por las inundaciones. El drama de vivir bajo el agua ha llevado a muchos residentes a abandonar sus casas sin mirar atrás. Otros, que no tienen adónde ir, sobrellevan como pueden la situación.

-Lea también: Fotos | Durmientes y otros cuentos tristes

En estas comunidades del estado Aragua, cercanas al lago de Valencia, las personas siguen esperando algún tipo de asistencia mientras el agua desbordada sigue avanzando por sus calles.

 

El agua ha ingresado a las viviendas causando graves daños materiales.
Dentro de las casas las personas buscan acomodar todo lo más alto posible para evitar que se mojen sus pertenencias una vez entre el agua.

Las pertenencias hay que esconderlas. Se ponen lo más lejos del agua posible. Los que tienen un segundo piso, han desalojado la planta baja. La misma comunidad ha construido sus refugios pues la ayuda no llega ni al sector Aguacatal ni a La Esmeralda.

Los habitantes del sector se vieron forzados a sacar sus carros y llevarlos a sitios altos. A sus viviendas tienen que llegar caminando.
Con la lluvia el nivel del agua sube y actualmente hay unos 40cm de agua cubriendo las calles.

Por donde antes pasaban carros, ahora solo lo atraviesan las canoas improvisadas. Más de 30 viviendas han sido abandonadas a merced del agua en el sector Aguacatal II, por donde circulan culebras, babas y otros animales. En los sectores Paraparal, Casanova Godoy y La Esmeralda la situación no es distinta.

Algunos habitantes se han visto forzados a abandonar sus viviendas.
En Paraparal los vecinos han logrado bajar el nivel del agua utilizando bombas que llevan el agua al lago.

A falta de respuesta del estado, las comunidades han buscado organizarse lo mejor posible para solventar la situación. En Paraparal han logrado bajar el nivel del agua usando bombas para drenarlas, ya que el problema no es nuevo. Pero en zonas aledañas el agua sigue haciendo de las suyas.

Un fallecido dejó las inundaciones en Paraparal: un hombre que montaba a caballo se electrocutó en medio de la inundación.
17 familias que habitan en un refugio en Aguacatal corren nuevamente peligro de quedar sin techo debido a las inundaciones.

17 familias que habitan en un refugio del sector desde hace 7 años hoy vuelven a encontrarse en riesgo de perder su vivienda. Desatendidos, olvidados, abandonados, ven día tras día como el agua se va comiendo todo a su paso mientras se acerca hasta ellos.

Caracoles africanos, babas y serpientes acechan a estas 17 familias que ven con desesperación cómo el lago los persigue.
La contaminación del lago es una alerta grave más allá del problema evidente de la inundaciones.

En estas comunidades, la solución que los vecinos de la zona han encontrado es bombear el agua de vuelta al Lago, organizándose en conjunto. En Paraparal, uno de los pocos lugares en donde el gobierno ha prestado ayuda a los habitantes, recurren a la misma práctica.

También levantan muros para contener el agua. Pero esa solución significa pan para hoy y hambre para mañana, pues el agua que bombean de vuelta al Lago es la misma que se les vendrá encima luego.

Diversos tipos de animales muertos se encuentran flotando en el agua que rodea Aguacatal.
Al menos 30 viviendas han sido abandonadas por los habitantes. Los mismos hasta ahora no han recibido apoyo del estado y han tenido que improvisar sus refugios.

Hasta los momentos, nadie parece preocuparse por aliviar el lago hacia otras áreas para que deje de inundar los sectores aledaños, y mientras más días pasan menos se ve en los noticieros la tragedia que viven todas estas familias.

Más de 30 viviendas han sido desalojadas por los propios vecinos del sector.
Con botes improvisados los vecinos navegan los canales de agua que hace poco eran calles.

Fotografías de Miguel Rodríguez.

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here