Galería: Durmientes y otros cuentos tristes

0
173

Esta galería va dedicada a quienes viven en la calle, a los que la habitan, a los que sueñan con un hogar mientras duermen en el suelo. Cada foto encierra una historia, la de un venezolano que pide para comer o que duerme para pasar el hambre.

-Vea también: Rostros, máscaras y capuchas de las manifestaciones caraqueñas 

En ella se muestra la realidad de un país de invisibles, un país que a diario ve hombres en la calle y le pasan por al lado sin preguntarse por qué están ahí, qué los llevó allí. Un país en el que cada quien voltea su mirada o pasa soportando su vergüenza sin preocuparse por el que deja atrás, pero teniéndolo en cuenta como un destino al que no debe llegar.

Pobreza y hambre, tristeza, frío y soledad. Es el reflejo de estos durmientes, el de estos hambrientos que habitan entre nosotros y que Johan Azuaje se ha dedicado a retratar.

Fotografía: Johan Azuaje.

“En realidad yo tengo mi casa, una familia disfuncional, un padrastro drogadicto que es el jefe porque lleva la comida y le da dinero a mi mama, yo no me pondré a pelear con él ya que me ha ayudado en muchas cosas, es simple, mi pana, me gusta la vida callejera”.

Fotografía: Johan Azuaje.

Lo conocen como “Toti”, en su juventud fue jugador de fútbol, luego ingresó a las bases militares, donde en un entrenamiento físico de rutina cayó de un paredón desde una altura de dos pisos, dejándolo con traumas cervicales. Me comenta que un día tuvo una familia estable, pero que poco a poco, por problemas de drogas y alcohol, lo perdió todo.

Fotografía: Johan Azuaje.

Esta fotografía se tomó en horas de la mañana, pude observar cómo los vigilantes del Centro Comercial El Recreo despertaron a esta persona con un palo de escoba. Me acerqué a ellos y pregunté el porqué de esa manera. Su respuesta fue “lo despertamos bien, porque a veces viene la policía y lo levantan a coñazos”.

Fotografía: Johan Azuaje.

“Dos ruedas”, como le dicen en su zona, espera que uno de sus tres hijos logre ser médico para que pueda ayudar a las personas con discapacidad.

Fotografía: Johan Azuaje.

“Estoy descansando, no durmiendo. Es que hoy me desmayé en la mañana y tengo hambre”.

Fotografía: Johan Azuaje.

Al acercarme los moto taxistas me advirtieron que ella era agresiva. Me quedé pensando…, qué más agresivo que un asiento donde en algún momento se sentó algún famoso, algún político, alguna persona que tiene su cama y duerme cómodo, y que ahora sirve de banquito viejo y oxidado en el que alguien descansa para sobrevivir a una noche más.

Fotografía: Johan Azuaje.

Una familia de Catia, el Oeste de la ciudad, del barrio Federico Quiroz, otros pertenecientes de la carretera vieja la Guaira, reunidos con el único propósito, cubrirse las espaldas mientras hurgan en las basuras de Sabana Grande, para poder satisfacer el hambre de sus hijos y el estómago de ellos mismos.

-Vea también: Rostros, máscaras y capuchas de las manifestaciones caraqueñas

-Vea también: Foto-Historia: Me gusta la vida callejera

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here