Opinión: Se fue la luz en Venezuela

0
114

Por Juan Briceño.

La tarde del jueves se fue la luz por mi casa. No fue raro ni nada, estaba lloviendo fuerte, yo estaba leyendo y, de repente, la luz se fue. Ni atención le presté y seguí en lo mío. Horas antes, a unos 30 km de mi casa, a un amigo también se le había ido la luz, cuando me lo comentó no me pareció raro.

-Lea también: Este país necesita un espejo gigante

Empezaba a oscurecer cuando mi hermano y mi mamá llegaron al apartamento. Subieron 11 pisos, porque sin luz no hay ascensor, claro está. Los iba a llamar para avisarles, pero llegaron antes de que lo hiciera y mi mamá me dijo: “Menos mal que no lo hiciste, a veces es mejor enterarse tarde de las cosas malas”, o algo así.

La noche terminó de llegar y tuve que cerrar el libro. “Ni leer en paz se puede en este país”, pensé. Pero no me molesté. Soy de aceptar las cosas como pasan aunque no sin cuestionarlas.

¿Por qué se había ido? Cuando paso las vacaciones en Apure, con mis abuelos, es cotidiano que todos los días se vaya la luz. Allá nadie se pregunta porqué ocurre, solo es algo que ocurre y ya. Es parte de la cotidianidad del pueblo donde viven. Es su circunstancia.

Pero antes, al menos en las grandes ciudades, no era así. La luz se iba y uno se preguntaba: ¿Por qué se fue? Revisaba uno las noticias y los titulares decían que se había ido la luz, y al día siguiente aparecían las declaraciones de algún ministro diciendo que era debido a una iguana que se metió dentro del sistema, o a sabotaje, o a algo. Pero eso ya no pasa.

Pasa que se va la luz y nadie pregunta por qué. Parece que se va la luz y nos resignamos, ya ni explicaciones pedimos. Es parte de la loquísima cotidianidad venezolana: se va la luz, encontraron a un hombre mutilado en tal lado, Diosdado llamó noséqué a Marco Rubio, Zapatero pide diálogo…

Y me alarma, porque en esa cotidianidad hay una pequeña derrota. Si al menos fuera la barbarie la que le estuviera ganando al civismo uno entendiera la cosa, pero es la costumbre.


-Lea también: Un chigüire no es un perro

-Lea también: Este país necesita un espejo gigante

-Lea también: “La oposición nunca ha reconocido al chavismo”

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here