¡Y no se nos acabó el mundo, Venezuela!

0
253

Por Arturo Malavé U.

La jornada electoral del 30 de Julio de 2017 para escoger a los candidatos a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) convocada por el Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros y que fue ratificada por la Presidente del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, llegó a su fin.

El 30 de Julio se escogieron 545 constituyentes. A pocos minutos de las 12:00 de la noche anunciaron el primer boletín de los resultados de la elección, en cadena nacional de radio y televisión. Se habían recaudado 8.089.320 voluntades de voto, aseguró el CNE. 

Indiscutiblemente, las reacciones en redes sociales llegaron de inmediato. Personas transmitieron en vivo sus reacciones. Tweets, stories, estados de Facebook, comentarios.  Todos con observaciones incrédulas de lo que había sucedido. El CNE lo había vuelto hacer. Dieron unos resultados que no se correlacionaba con la voluntad del país.

Una lección aprendida  en  2013

En 2013, para las primeras elecciones presidenciales luego de la muerte del Presidente Chávez pasó lo mismo. O al menos, eso fue lo que sintió una parte de la población. Para los que le falle la memoria, esa fue la jornada donde el futuro de Venezuela se disputó entre Maduro y Capriles.

Para esa vez, Venezuela entera pernoctó frente a una televisión para esperar los resultados. Fue una jornada larga. Tibisay salió muy tarde en la noche a anunciar que el ganador de esa elección había sido el heredero del chavismo, Nicolás Maduro. Muchas personas no aceptaron ese resultado al igual que el contendor opositor Capriles, que en una rueda de prensa dijo que no aceptaba esos resultados y convocaba a una movilización de calle hasta que se tuvieran los resultados reales y completos.

No se dio la movilización, que tenía como destino el CNE. Capriles aceptó los resultados y nombraron como nuevo Presidente de la República a Maduro. Esos resultados electorales fueron muy peleados. 7.505.338 votos para Maduro Moros contra 7.270.403 votos para Capriles Radonski. Si hubo -o no- chanchullo, no lo sé. Si se maquillaron los resultados y se dejó nombrar a un ilegítimo, ya es una cuestión que quedará en la conciencia de las personas que lo permitieron. Yo solo sé que ese día que anunciaron que había ganado Maduro, yo me bajé una botella de ron a pico.

Carta Roja 2013 – Carta Roja Hoy

Había comprado una botella de Ron Carta Roja en 75 bolívares para celebrar -o no- el triunfo de Capriles. Para ese entonces, los niveles de inflación no eran tan elevados como los que vivimos en estos momentos.  Era posible para un estudiante universitario costearse el valor de una botellita no quedar mamando.

La Canasta Básica Familiar (CBF) para la fecha se registraba a un precio de 9.883 bolívares, (Marzo de 2013), según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas-FVM). Durante el mes  de Agosto tuvo un incremento a 12.722,60 bolívares. Y para ese entonces el Salario Mínimo era de 2047 bolívares.

Lo que representaba que para poder costear la Canasta Básica Familiar; que es el precio mensual de los bienes y servicios esenciales para sobrevivir de una familia venezolana integrada por cinco miembros,  de los cuales dos trabajan y generan ingresos entre uno y dos salarios mínimos; hacían falta 6,2 salarios mínimos.

Durante el mes de marzo de 2017 la canasta se elevó a 990.918,92 bolívares, lo que representa 10,1 salarios mínimos, a un estimado del salario mínimo actual que está en 97.531,56 bolívares.

Yo no voy a sacar las cuentas. Que los números hablen por sí solos. Solo me voy a atrever a decir que el cambio ha sido grande, y le ha pegado mucho al bolsillo y a las barrigas de los venezolanos. A mí también me pegó mucho en el estómago. Esos resultados en 2013, me pegaron como nunca. En fin, esa vez  me rasqué como no había sucedido en ninguna otra elección. Y era de esperarse.

Herencia Republicana

En Venezuela, AD y COPEI siempre habían sido los partidos políticos por excelencia en la sociedad. Mi abuelo es copeyano y estuvo mucho tiempo ligado a los temas públicos y políticos. Lo que hizo que mí mamá y yo también lo fuéramos. En mi casa siempre se habla de política. En mi familia materna, el día de elecciones representaba un evento de gran escala. Cada quien tenía su puesto. El que no podía estar como miembro de mesa en un centro de votación, se encargaba de preparar  toda la logística para esos días: comida, agua, carros, etcétera. Desde muy pequeño estuve envuelto en esa dinámica. Quedarse hasta tarde esperando los resultados del CNE era normal, por lo que haberse sentido decepcionado, molesto, indignado, asombrado cuando Tibisay Lucena anunció los resultados de la ANC, no fue mi caso.

Resumen en números de las Últimas Elecciones del  chavismo

Yo viví las elecciones presidenciales de 2006. Rosales vs Chávez. El chavismo sacó 7.309.080 votos. La oposición, bajo la figura de Rosales, sacó 4.292.466 de votos. El referéndum constitucional de Venezuela de 2007, en esa nos salvamos por poco. Querían reformar la constitución del ‘99  y conformar a Venezuela como Estado socialista. Las comunas y la cosa: Igual lo hicieron. Para esa vez hubo unos problemas con la cantidad de votos escrutados, que no iban en concordancia con el boletín. Un Chanchullo que no me acuerdo. Solo sé que la relación quedó  50.65% en contra de la reforma versus 49.34% que si quería.

Luego vinieron las elecciones regionales de 2008, los chavistas  se llevaron 17 gobernaciones con 5.758.494 votos mientras que la oposición solo llegó a poner el diente a 5 gobernaciones con 4.623.051 votos; la Enmienda Constitucional en 2009, que permitía la reelección indefinida; aquí me comenzó a preocupar la situación. Se aprobó con 6.319.636 votos versus 5.198.006 votos; las Elecciones parlamentarias de Venezuela de 2010, cuando cambiaron la disposición territorial para la asignación de escaños y con 5.423.324 votos chavistas vs 5.320.364 opositores, se llevaron casi el doble de puestos en la Asamblea Nacional.

Luego las elecciones presidenciales del 2012, Chávez sacó 8.191.132 votos. Esas la perdimos y lloré. 6.591.304 de votos de esperanza. Nuevamente, perdimos contra  los 7.505.338 votos de Maduro en 2013. Los 7.270.403 de Capriles no valieron. Esas las lloré como nunca. Luego, el Chavismo salió perjudicado, por primera vez en muchos años, en las elecciones parlamentarios de 2015 con 5.622.844 votos. Esas las celebré.

Por lo tanto, era de esperarse que los resultados anunciados el 30 de Julio fuera contradictorios.  La aceptación de ese modelo político-económico ha disminuido totalmente. En redes sociales circularon fotos de centro de votaciones vacíos, en contraposición de fotos de los mismos centros el día de la Consulta Popular del 16 de Julio, convocada por la Oposición venezolana contra la ANC que arrojó como resultados 7.186.170 votos. Y si agregamos la desconfianza que se le tiene al CNE más los resultados proporcionados por el periodista venezolano y principal señor de los tubazos, Nelson Bocaranda, quien dijo que fueron 2.483.073 votos desde temprano. No tan lejanos a los números que rondaban de Torino Capital, que estimaba entre 3 y 4 millones de votantes. ¡Tú me dirás!

Aunque para muchos, no pensaron que eso no ocurriría. Reacciones como las que hubo días antes en Twitter, al menos lo dicen. Tendencias como:

#SucidazoNacional

https://twitter.com/fireboltmendes/status/891436193228898305

https://twitter.com/purposevicky/status/891434338100944898

Países que dijeron que no aceptarían los resultados de la constituyente

Igualmente, la cantidad de países que dijeron que no aceptarían los resultados de la ANC asentaba la idea que la presión internacional haría que esto no sucediera. Países como México, Argentina, Perú, Colombia, Brasil, Canadá, Chile, España, EEUU, Noruega, Costa Rica, Suiza, Reino Unido, la Unión Europea y Panamá se expresaron contra los resultados. Representan una gran fuerza dentro del panorama mundial.  Y parte  importante de la conformación de un Estado-Nación y a su vez de un gobierno, es el reconocimiento internacional.  

Resultados finales y convocatoria de protesta

Así que a pocas horas de haber visto las reacciones de los venezolanos, de las distintas naciones del mundo, 8.089.320 votos maquillados, no se nos acabó el mundo, como muchos decían. Sí, esto implica un punto de inflexión para muchos en Venezuela. Habrá más amigos y familiares que saldrán huyendo del país porque ya no soportan la situación, vendrá más hambre y más destrucción para los que se quedan. En estos momentos que escribo estas palabras está convocada otra manifestación contra los resultados del 30 de Julio. Y probablemente, cuando haga una actualización de este artículo también lo haya.

Pero solo me queda decir, que esta decisión de cambio no solo está dentro de mis manos o solo dentro de las tuyas. Estos cambios políticos se van a dar cuando se tengan que dar y haremos lo que esté dentro de nuestras posibilidades para adelantarlos. Si hay que salir a protestar y usted Lo quiere hacer, hágalo. Si puede sentarse a escribir mil tweets, escríbalos.

Por muchos años, ataqué y estuve en contra de aquellas personas que no “aportaban” algo para la lucha política. Hoy, luego de mucho tiempo, entendí que aquí no solo necesitamos un cambio político.  Aquí es necesario un cambio económico, un cambio de conciencia, una forma distinta de ver y hacer las cosas. Y no solo una visión más, sino miles y millones distintas formas de ver la realidad. Quizá es una perspectiva muy positivista de mi parte, pero donde hay mayor cantidad de visiones, hay más competencia. Y con mayor competencia, más se crece.

Te invito a que no se quede en palabras. Haz algo, así sea algo mínimo. Solo nos queda esperar los siguientes aconteceres nacionales y ocuparnos, dentro de lo posible, de seguir trabajando. Y cuando se acabe el reinado del actual gobierno, encargarnos de reconstruir el país haciendo lo mejor que podamos y desde todos los espacios que podamos. Me gustaría cerrar diciendo: ¡Que viva Venezuela! Pero no me parece sensato decirlo cuando el país está en terapia intensiva. 

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here