21 de noviembre: Cuando los estudiantes se enfrentaron a la dictadura

0
99

Por Ricardo Millán

En 1957, tras 5 años con la principal universidad del país cerrada, la dictadura cree que ya no hay rebeliones universitarias. Se pasa a la UCV a un nuevo campus pensado desde 1945, la Ciudad Universitaria de Caracas y se abren sus puertas. Nadie cree en la posibilidad de alzamiento, además este es un año en el cual deberían realizarse elecciones presidenciales. El Consejo Supremo Electoral (CSE) sorprende anunciando un plebiscito, aprobado por una Asamblea Nacional Constituyente fraudulenta.

-Lea también: Repensar a Bolívar para salvar al país

Pero los ideales universitarios no han muerto y se coordina una huelga nacional. La programan para el 21 de noviembre, pero el 20 en la ULA estallan las protestas. Los estudiantes cierran las calles y la Seguridad Nacional y la Guardia Nacional atacan, destrozan la vanguardia merideña con cientos de detenidos. Aún continúan los preparativos en Caracas.

21 de noviembre. En la UCV se está realizando un Congreso Internacional de Cardiología, el cual es aprovechado por varios estudiantes para levantar las voces sobre la situación venezolana. Simultáneamente se realizan el cierre de los salones, incorporando a la mayoría del estudiantado al movimiento. 

Al mismo tiempo, en la Upel, en El Paraíso, comienzan movimientos similares y se proceden a trancar las calles. En la Ucab y la USM también hay asambleas masivas en contra de la dictadura.

En el gobierno capital y nacional corre el pánico. Es una rebelión simultánea, no antes vista pues los movimientos anteriores eran de corte militar y fácilmente controlables.

El General Marcos Pérez Jiménez ordena en conjunto con el Gobernador del Distrito Federal la intervención de la Policía de Caracas. Es un fracaso, son repelidos con piedras por los estudiantes, a pesar de que los policías están armados.. Peor para el gobierno, se están sumando los Liceos Fermín Toro, Andrés Bello y Miguel Antonio Caro en el centro de Caracas.

Se llama a la Seguridad Nacional y la guardia, estos logran hacer retroceder a los estudiantes pero no logran ingresar a varios de los recintos académicos sino hasta entrada la tarde. Para el final del día, la huelga ha sido detenida. Más de 1000 estudiantes a nivel nacional están detenidos. 600 son de la UCV. Esto no suma a la gran cantidad de profesores que han apoyado el movimiento estudiantil. Las torturas y los planazos no se hacen esperar. Negros meses se vislumbran. Las universidades son otra vez clausuradas.

Cualquiera podría creer que ahí muere el 21 de noviembre, pero los que lograron evadir la captura continúan su ataque a la dictadura, pues no hay derrota posible para la democracia (así lo argumentan).

Pero para entender a Venezuela en 1957 hay que ir a 1948: se vive una dictadura en Venezuela. Un ataque a los partidos se transforma en ataques a todo lo que pueda generar pensamientos distintos a los que desean las Fuerzas Armadas. La intervención de la UCV no se hace esperar la designación del Dr. Dávila Celis como Rector de la Universidad Central, lo cual generara protestas de los estudiantes ucvistas a lo largo del año 1951.

Para el año 1952 la situación en la UCV se degenero tanto al punto que alguna de las muchas protestas de la Federación de Centros Universitarios culminaron con agresiones al Rector y con el ingreso de la Seguridad Nacional al campus universitario.

El 22 de febrero de 1952, después de mantener la UCV cerrada de forma intermitente, se clausura de forma indefinida. Esto será el clima que en 1957 servirá de hervidero para la huelga, sumando a su vez la grave crisis económica, la corrupción, la violación sistemática de los derechos humanos y el clima de terror que vive el país.

Una vez desarticulada la huelga del 21 de noviembre los estudiantes realizan mítines en distintos barrios de Caracas. Para el 21 de enero de 1958 (2 meses y un golpe de estado después) logran generar la huelga nacional que culminara 2 días después con la caída de la dictadura. Huelga que enfrentó a urbanizaciones y barrios contra los cuerpos de seguridad del Estado, que enfrento a piedras y bombas caseras contra balas y ametralladoras.

Día del estudiante

El 21 de noviembre de 1959 es decretado este día como el día del estudiante universitario. 

Ver ese movimiento estudiantil del año 57 es como ver una imagen de los estudiantes que queremos hoy en día. La realidad es que hoy en día existen representantes estudiantiles pero no movimientos estudiantiles, pues el estudiante no se siente identificado con los actores principales de sus universidades. Esto es parte de la anti-política nacional, pero también es parte de la negligencia de los representantes estudiantiles.

Cambiar esta visión costará, más aun con la deserción estudiantil actual, pero de hacerlo los estudiantes podemos ser el motor social en la construcción de un país nuevo con un gobierno nuevo.


-Lea también: Repensar a Bolívar para salvar al país

-Lea también: El estado del disimulo, entrevista a José Ignacio Cabrujas

-Lea también: Héroes del 41: Una página dorada del béisbol venezolano

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here