¿Y si nos invaden los gringos?

0
194
Fotografía: Flickr.com

Por Ricardo Millán

Las recientes declaraciones del Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, sobre la situación en Venezuela han abierto un sinfín de posibilidades a una situación país que aparenta estancada pero que en realidad no ha dejado de cambiar.

-Lea también: La crisis del liderazgo político venezolano

Lo primero que hay que resaltar de estas declaraciones es que respaldan la postura radical republicana de Trump. Desde mediados del siglo pasado, Estados Unidos ha tenido presidentes tanto republicanos como demócratas, siendo los primeros más ávidos por avances, ataques y uso del poderío económico y militar de su país para lograr los objetivos político territoriales a nivel mundial. Por eso era de esperarse las descargas de Trump ante un país que representa una amenaza para la seguridad de EE. UU.

¿Por qué Venezuela representa un problema de seguridad? Bueno sencillo, el gobierno nacional está facilitando cualquier tipo de apoyo a los oponentes en el juego político mundial de USA en materia de inteligencia, bases, transporte, entre otras cosas. Dada la proximidad de Venezuela con USA y que aún existe cierta libertad de viaje entre nuestro país y el resto de la América Latina, permite el avance de los organizaciones consideradas terroristas a entrar al continente con menores posibilidades de detección. Ahora, la tesis de que es porque el gobierno es socialista es completamente falsa y eso se evidencio en las relaciones USA-Brasil durante el gobierno de Lula Da Silva o el de Dilma Rouseff. El gigante de Sudamérica no cambio por nada su política de cooperación económica con USA a pesar de la predominante ideología de izquierda.

El otro tema que hace una amenaza a Venezuela es la entrega de pasaportes diplomáticos a través de las embajadas en el extranjero a miembros de organizaciones de índole terrorista como Hezbollah o Hamas, a pesar de que estas como tal no representan en el momento actual una amenaza para USA sino para su aliado Israel.

Considerando esto hay que observar las posibilidades de entrada de entes extranjeros a la situación nacional. Yo considero que hay que entender de primera mano que nuestro sistema político es excesivamente frágil, ahora no me refiero a los partidos o a los dirigentes sino a 2 cosas: 1) la forma en la cual se maneja el gobierno y sus instancias tanto nacionales, como regionales y municipales y 2) la forma en la cual los cambios del sistema son volátiles y posiblemente perjudiciales en corto, mediano y largo plazo para el país.

Uno de los logros actuales del sistema es la salida de otros gobiernos del juego y su paso a niños buenos contra el gobierno. Explico: La salida de Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Paraguay, México y otras naciones latinoamericanas ha permitido que Venezuela pierda apoyo en entes internacionales, pero también significa que ahora ya no hay más extranjeros viniendo a hacer negocios con este gobierno. Ya está mal visto. Esto convirtió el conflicto en algo netamente venezolano, un gobierno con un apoyo muy pequeño.

Todas estas causales son claves para comprender lo siguiente que voy a exponer, pues ahora entrare directamente en que ha hecho USA previamente y que puede pasar.

Un país interventor

Estados Unidos siempre ha sido un país interventor en lo que se refiere al continente americano. Desde 1895 con la llegada del conflicto hispano-estadounidense en el cual se luchó en las islas de Cuba y Puerto Rico y al hablar de las invasiones a Guatemala, Republica Dominicana y Nicaragua en el periodo previo a la Primera Guerra Mundial o en el periodo entreguerras. Observando la historia de Cuba, fueron las intervenciones de USA en los años 30 y 40 las que terminan de desestabilizar una nación que está buscando experimentar la democracia para sustituirla por la dictadura de Fulgencio Batista, dando continuación a la política exterior de USA después de la Segunda Guerra Mundial y ahí se ven las intervenciones en Guatemala en 1954 que desestabilizaron al país hasta 1989-1992, que se logró el retorno a la democracia después de incontables años en dictaduras respaldadas por el vecino norteño. La intervención a República Dominicana en 1965, que ya de por si venía con la triste historia de haber apoyado a Rafael Leónidas Trujillo, dictador dominicano feroz que los mismos estadounidenses habían impuesto en 1930. Ejemplificar como además el apoyo de USA a dictadores como Rojas Pinilla en Colombia, Marcos Pérez Jiménez y Juan Vicente Gómez en Venezuela, o Anastasio Somoza en Nicaragua, los sinfín de gobiernos militares en Guatemala o El Salvador, o hablar de Alfredo Strosnner en Paraguay o de Augusto Picnochet en Chile, de Jorge Rafael Videla y el Proceso de Reorganización Nacional en Argentina, de Humberto Branco en Brasil, Hugo Banzer en Bolivia.

Como pueden ver, en cualquier parte que una nación, sea de izquierda o de derecha realiza una intervención, no lo hace por motivos altruistas o sinceros de ayudar a recuperar la democracia o la revolución como lo quieran ver, lo hace para lograr un objetivo que permita y de beneficios a esa nación por un costo económico y político pequeño, sin importar vidas o libertades enteras.

Con esto no quiero decir que USA va a instaurar una dictadura o que va a matar a venezolanos sin sentido, pero lo primero que hay que comprender de una intervención de USA es que una vez que ocurra estamos en un estado de guerra con esa nación. ¿Qué implica esto?, sencillo, el objetivo de una guerra en palabras del General George Patton es “…no morir por tu país sino hacer que otro muera por él”. En otras palabras destruir al enemigo, tanto ellos con el gobierno como el gobierno con ellos.

Emergencia permanente

Las consecuencias internas de un estado de guerra es que crea en Venezuela una situación de emergencia de forma permanente, ante lo cual el gobierno nacional puede tomar medidas drásticas y aun estar en el marco constitucional (lo cual sería algo nuevo).Posible instauración de un servicio militar obligatorio y entrenamiento militar para la población, suspensión de garantías constitucionales (suspende todo menos el derecho al debido proceso, a la vida y al trato humano), suspensión de protestas a nivel nacional, entre otras. Considerando entre estas una extensión de la persecución política debido a la “colaboración” de ciertos sectores con el enemigo.

Las consecuencias externas probablemente serán el repudio a la acción tomada por USA por parte de los países latinoamericanos pero sin la posibilidad de detener dicha acción y el ataque de USA a Venezuela. Aquí podrían pasar 2 cosas: la primera es que apliquen un sistema de bombardeos y ataques estratégicos sobre objetivos como fuertes, bases, bunkers, etc. con aviones de guerra, drones, helicópteros y esperar que se demande la paz y se exija un cambio de gobierno o la segunda es una invasión del territorio por parte de tropas estadounidenses.

En la primera lo más probable es que dichos ataques culminen en pérdidas materiales graves para las FANB pero además con pérdida de vida de soldados venezolanos quienes sin querer estarán involucrados en un conflicto con el que probablemente no estén de acuerdo. Sumado a esto hay que comprender que siempre hay bajas civiles en un enfrentamiento armado y en este caso (muy parecido a Irak, Serbia, Bosnia, Libia u otros países atacados) habrán bajas en la población civil, más aun si se considera que muchos de los emplazamientos militares en Venezuela están al lado o en poblaciones urbanas como Caracas, Valencia, Maracay, Barcelona, etc. Entre esas bajas estarán ciudadanos venezolanos que en una probabilidad del 80% también quieren que este gobierno caiga y que estarían en el lugar equivocado en el momento equivocado.

Comprender además que una vez culminado el conflicto vendrían 2 cosas más que son difíciles de visualizar. La primera será que habrá que ver cuáles son las exigencias de USA con respecto a nosotros, básicamente que quieren y como vamos a dárselo o no dárselo. La segunda es más complicada pues va de como se establece un gobierno que sea “legitimo” si esta impuesto o avalado por una potencia extranjera que estaría ocupando el territorio nacional. Si este gobierno no es validado por la población, no existirá estabilidad y se generaría otro conflicto esta vez entre los venezolanos. Debo concluir este análisis obviando otras posibilidades como desorden social, represión gubernamental desmedida y saqueos correspondientes a un posible vacío de poder

Ante este panorama mi exposición tanto histórica como analítica es que nada bueno puede provenir de una intervención de parte de otro país en Venezuela, esto es clave pues invito a aquellos que celebran esa posibilidad en visualizar los venezolanos que podrían morir en este conflicto, la difícil estabilización de nuestro sistema político, el constante conflicto y polarización (aun mayor) de nuestra sociedad y visualizar que los problemas se van a multiplicar de forma masiva sin la posibilidad de atacarlos. Muchos podrán aludir a la cantidad de venezolanos que mueren diariamente en Venezuela por inseguridad o salud, pero agregarle a ese explosivo ambiente más armas, tanques y una justificación para la radicalización de quienes quieren tomar las armas es apostar por una solución que solo podrá traer miseria y desorden a nuestro país.

Creo firmemente todos los días en la resolución de nuestro pueblo de combatir las injusticias, provengan del gobierno o de los partidos de oposición y creo en que nuestra nación puede resistir estos embates (esta es la verdadera resistencia) y encontrar una solución a nuestros problemas entre nosotros, con entendimiento y llevándonos a un futuro mejor.


Referencias adicionales:

  1. ABC: Maduro negoció con Hizbolá la presencia de sus milicianos en Venezuela
  2. Ademas deseo poner como fuente al libro El Palestino de Antonio Salas, quien en una investigación extensa desde el año 2004 hasta el año 2010 estuvo de manera intermitente en el país y confirmo el acercamiento entre algunas secciones de Hamas y Hezbollah y diversas secciones del oficialismo, sobre todo los grupos paramilitares autodenominados colectivos. Antonio Salas en su país natal en España ha sido testigo protegido en varios juicios por sus investigaciones.

-Lea también: La crisis del liderazgo político venezolano

-Lea también: Repensar a Bolívar para salvar al país

-Lea también: La constituyente petrolera

DEJA UN COMENTARIO

Please enter your comment!
Please enter your name here